Un club de Oakland se incendió dejando por lo menos 36 personas fallecidas. El 20% del edificio fue revisado y varias personas siguen desaparecidas, 11 víctimas han sido identificadas, sus nombres aun no los han publicado.

El último mensaje

Los que quedaron atrapados adentro del almacén se estaban preparando para la muerte,  las personas se juntaron, para protegerse entre ellos mismos. Enviaron sus últimos mensajes a sus familiares, éste sería su último adiós.

La progenitora de una de las víctimas relato, que cuando despertó por la  mañana tenía un mensaje desgarrador de parte de su hija que decía “mamá, me voy a morir”

Otra víctima también envió un mensaje parecido a su familia que decía “me voy a morir, los amo”

El sargento Ray Kelly comunico que  “algunas víctimas fueron encontradas abrazadas, como si se hubieran estado protegiendo”. También mencionó que algunas personas que sucumbieron ante el humo y llamas tuvieron tiempo para pensar en su muerte.

Después de la tragedia, se empezaron a conocer las historias de las personas que fallecieron y sobrevivieron al incendio. El cineasta y fotógrafo Bob Mulé salió con vida del incidente, pero le tocó dejar a su amigo que estaba herido. “Me tocó dejarlo ahí” sostuvo

La mayoría de las víctimas estaban relacionadas con el grupo o la comunidad creativa, eran profesionales de tecnologías, músicos y estudiantes. The Ghost Ship, así era conocido el almacén, un lugar de artistas.

Amigos de las víctimas y sobrevivientes se reunieron para observar a lo lejos los escombros y para dejar ofrendas de flores Éste lamentablemente ha sido el incendio más fatal y terrible que ha tenido Estados Unidos en más de 10 años

Una ex compañera de habitación de Sara (una de las víctimas del incendio) escribió “no merecía irse de esa forma”.

Dejar respuesta