El mantel se ha convertido en uno de los objetos de adorno más buscados del mundo, ya que puede ayudar a crear un ambiente de calidez en el comedor o en la sala de estar al cubrir la superficie de una mesa.

¿Cuál es el mejor material?

Siempre se puede apostar por manteles de tela elegantes y originales, sin embargo, ¿sabías que no todos los tipos de manteles sirven para todo tipo de decoraciones? Por ejemplo, los manteles de tela son hermosos y suelen tener diseños bastante llamativos, lo que hace que todo el mundo se fije en ellos, sin embargo, no protege tanto la mesa como sucede con un mantel de algodón o de plástico.

Si se suele reunir mucha gente, recurrir a un mantel de tela como motivo de la festividad es una buena decisión, pero bajo a este siempre es bueno poner un mantel que sea algo más grueso, de algodón o de plástico, para que si se derrama algún líquido o salsa, sea absorbido y no dejen marca en la mesa y el mantel de tela luego sea más rápido de limpiar.

En las mesitas de centro también puedes poner un mantel, pero es mucho mejor que este sea de plástico, ya que protege mejor la mesa, especialmente si tienes cachorros de perros o algún gato que le guste afilarse las uñas en la madera.

Pero, cuando se trata de poner un mantel, para elegir el mejor hay que tener en cuenta la forma de la mesa. Una mesa circular no va a precisar de un mantel igual de grande que el de una mesa rectangular o cuadrada. Además, hay que tener en mente que hay mesas que se pueden “extender”, por lo que cuando la mesa esté cerrada, si el mantel cae un poco hacía el suelo, no pasa nada, porque eso significará que es del tamaño perfecto para cuando se abra.

Dejar respuesta